lunes, 22 de mayo de 2017

Sobre el aspecto visual de Warhammer Fantasy 6ª edición


La sexta edición de Warhammer salió a la venta en el año 2000. Fue acompañada de un suplemento en la White Dwarf llamado Hordas Invasoras que actualizaba todos las facciones en espera de la publicación de los nuevos libros de ejército.


En esta entrada no me quiero centrar en aspectos de regla ni equilibrio de los ejércitos, sino en el look o apariencia que se le imprimió al aspecto artístico del juego, ilustraciones, maquetación y pintado de los ejércitos.

Se optó por libros de ejército en blanco y negro (aunque algunas páginas a color, como las galerías de miniaturas) y reglamento en blanco y negro (en contraposición al colorido reglamento de la edición anterior). Además, se hizo un esfuerzo por dar una sensación de unidad en la pintura a todos las miniaturas de los ejércitos e incluso a todos los ejércitos entre sí. También las ilustraciones se vieron sometidas a un proceso de estandarización (repitiéndose unos ilustradores con un estilo y composición de imágenes concretos en todo el material como norma general).
La verdad, no voy a adornar profusamente la entrada con material gráfico de esta edición, aparte de las dos imágenes del principio por llamar a la nostalgia, porque los que vivimos aquella edición sabemos perfectamente a lo que me refiero. Simplemente me ha pasado por la mente aquél cambio de edición que tantas expectativas creo, que acercó el Warhammer al mainstream del ocio y sobre todo el cambio de sus estética, que todavía me gusta.

Es una sensación curiosa, abres un libro de sexta y te das cuenta de que te gustó en su día y todavía te sigue gustando, además de entender qué intentaron visualmente con la edición. Cada persona tendrá sus ediciones favoritas, pero es la capacidad de entender el "feeling" de la edición lo que me llama la atención.