jueves, 25 de mayo de 2017

La singularidad tecnológica y sus posibilidades en la ciencia ficción


"La singularidad tecnológica es el advenimiento hipotético de inteligencia artificial general (también conocida como "IA fuerte", del inglés strong AI). La singularidad tecnológica implica que un equipo de cómputo, red informática, o un robot podrían ser capaces de auto-mejorarse recursivamente (rediseño de sí mismo), o en el diseño y construcción de computadoras o robots mejores que él mismo. Se dice que las repeticiones de este ciclo probablemente darían lugar a un efecto fuera de control -una explosión de inteligencia 12 - donde las máquinas inteligentes podrían diseñar generaciones de máquinas sucesivamente cada vez más potentes, la creación de inteligencia muy superior al control y la capacidad intelectual humana.3"

Con esta entrada voy a hacer una especie de carambola, porque de la singularidad tecnológica voy a coger solo una de sus consecuencias y desdeñar el resto del lote, si me perdonan el atrevimiento, porque en la actualidad opino de una manera parecida a como lo hizo Steven Pinker:

(...) No hay la más mínima razón para creer en una singularidad que viene. El hecho de que se puede visualizar un futuro en su imaginación no es evidencia de que es probable o incluso posible. Mira las ciudades abovedadas, desplazamientos jet-pack, ciudades bajo el agua, edificios de millas de alto, y los automóviles de propulsión nuclear – todas eran fantasías futuristas cuando yo era un niño que nunca llegaron. La pura potencia de procesamiento no es un polvo mágico que resuelve mágicamente todos tus problemas.(...)21

En lo que me voy a centrar es en la característica que tendría la tecnología una vez alcanzada dicha singularidad (independientemente del proceso que hubiese llevado hasta ella), que se puede resumir en la siguiente frase:

"La singularidad tecnológica es el momento en que la tecnología se vuelve indistinguible de la magia".

Esta afirmación tiene dos posibles interpretaciones y es bastante probable que necesite de una matización por parte de quien la pronuncia, ya que:

-Puede entenderse como que la tecnología pasa a regirse por los principios normalmente asociados a la magia que son de todo menos científicos.

-Puede entenderse como que la tecnología alcanza un potencial ilimitado, pudiendo llevar a cabo logros que anteriormente solo podía lograr la magia (en el irreal caso de que la magia "funcionase").

La segunda interpretación es la que me interesa (nótese que la frase es en cierta medida irónica), aunque a la primera interpretación volveré más adelante porque concuerda con la definición de superstición tecnológica. 

Ahora voy a pintar el cuadro de la situación concreta en la que se supone que nos encontraríamos, suponiendo que estamos en la situación en la que se ha producido una singularidad que no ha resultado perjudicial para los seres humanos, que tienen los recursos técnicos bajo control (lo cual ya es otra pequeña carambola porque normalmente la singularidad tecnológica se  supone acompañada de grandes retos para la humanidad, desde el mismo momento en que las máquinas tendrían la oportunidad de escapar de nuestro control). Quedaría más o menos así:

"Disponemos de máquinas al servicio del hombre con un potencial cuasi ilimitado que están bajo el control de este".

La razón por la que las concibo bajo el control del hombre es porque entiendo que un potencial tecnológico ilimitado es solo una amplificación por adición de la situación actual, sin una cambio cualitativo en la naturaleza de la tecnología. De la misma manera que ahora con una impresora 3D se puede imprimir una figurita, en ese hipotético futuro bastaría con una orden a nuestra IA asistente personal para conseguir una réplica exacta del David de Miguel Ángel.

Tengo que decir que no estoy necesariamente jugando a ser adivino, sino que me interesa el tema desde la perspectiva de un creador de ficción para lo cual lo más interesante es que el conjunto presentado guarde un nivel alto de coherencia. También hay que matizar que esta "singularidad tecnológia sui generis" dispone de tres ejes fundamentales que pueden regularse al gusto del consumidor:

-El altruismo o la benevolencia de los usuarios de la tecnología.

-El logro o logros más altos que las máquinas pueden realizar (y el escritor puede concebir).

-Los recursos que la tecnología consume para funcionar.

Esto da para un amplio espectro de situaciones donde caben desde seres trascendentes benévolos que realizan todo lo imaginable usando como materia prima tan solo la luz, a un futuro regido por megacorporaciones, donde las clases dirigentes son inmortales y hedonistas que explotan a una humanidad extremadamente superpoblada para obtener los recursos necesarios para mantener esa inmortalidad. Entendiéndose este ejemplo último por su valor literal, ya que como metáfora se podría decir que describe nuestro presente .

Hay una cuestión importante que se plantea que es la cantidad de conocimiento que tiene un usuario de la tecnología respecto a esta, ya que si los usuarios desarrollan supersticiones acerca de la tecnología nos encontraríamos con que aunque el funcionamiento de la máquinas estuviese regido por la ciencia, no sería percibido de esa manera y por lo tanto:

-Puede entenderse como que la tecnología pasa a regirse por los principios normalmente asociados a la magia que son de todo menos científicos.

Con lo que vuelvo aquella primera interpretación "incorrecta" de la frase "La singularidad tecnológica es el momento en que la tecnología se vuelve indistinguible de la magia". El universo del juego Warhammer 40.000 es un buen ejemplo donde la tecnología de la humanidad está gobernada por los dogmas del Tecnosacerdocio de Marte, plagado de supersticiones y misticismos.

Otra cuestión importante es de una naturaleza filosófica y se basa en la capacidad del escritor de concebir las posibilidades de la tecnología cuando se ha producido la singularidad. Me resulta especialmente interesante el hecho de que si consideramos que el nivel científico ha llegado a un punto en el que son posibles ciertos hechos rocambolescos para nuestra realidad contemporánea (desde un hipotético y exitoso trasplante de cerebros hasta cuestiones con implicaciones más metafísicas como la fusión genética de dos seres en un solo solo a través de un dispositivo), entonces esto reforzaría la expresión "La singularidad tecnológica es el momento en que la tecnología se vuelve indistinguible de la magia", dándose una situación tecnológica que si la observásemos desde nuestros cánones actuales crearía estupefacción.

Personalmente y por concluir creo que las posibilidades de las máquinas están limitadas por su mera naturaleza de máquina, y que es necesario intentar no depender en una medida absoluta de ellas para la supervivencia, ya que si se diese la eventual situación en la que no están disponibles y se las necesita indispensablemente el usuario estaría condenado. Además creo que esto último es importante por la mera necesidad que plantea la existencia de verse sumergido en un eterno conflicto.

"La guerra de todos es padre, de todos rey; a los unos los designa como dioses, a los otros, como hombres; a los unos los hace esclavos, a los otros, libres."

-Heráclito de Éfeso.