jueves, 20 de abril de 2017

Chronopia - Fuerza expedicionaria de Calamon

Chronopia es un wargame de miniaturas de fantasía oscura, que fue publicado originalmente por la desaparecida Target Games. He decir que es uno de mis wargames favoritos, ya que su ambientación es baste adulta para la media habitual de los wargames que conozco.

Aquí adjunto un documento que contiene el trasfondo así como una galería de imágenes de mi ejército. Las miniaturas fueron pintadas por mi amigo Luife López.


El Rey Único ha sentido la amenaza devota descender por el Espinazo del Dragón y ha enviado un pequeño contingente de la ciudad amurallada de Calamon hasta el nacimiento del río Serpiente, cerca de donde se libró la batalla del Muro de las Edades, en busca de algo o alguien que arroja sombras sobre el escrutinio de Beler el de los mil destinos, el cronomante que acompaña a la partida de guerra. El Soberano ha obrado con cautela, pues la fuerza destinada es lo suficientemente pequeña para no atraer la atención sobre ella, ya que Calamon está bajo la amenaza de la cercana y vil fortaleza de Versuria, dominio de Negral, que podría aprovechar esta disminución de las defensas para iniciar una ofensiva contra la ciudad primogénita.  

Tropa

Decimosegunda hermandad de caballeros de Calamon (maceros primogénitos).
Lema: Marchar separados, atacar juntos.

Los caballeros primogénitos son la columna vertebral de las fuerzas del Rey Único, y esta unidad de orgullosos maceros es ejemplo de las refinadas técnicas de combate y la tenacidad que caracterizan a los ejércitos de los hombres. Entre sus efectivos se encuentra el venerable Borgias, caballero del Sol Desvaneciente, cuyo equipo de batalla refleja el paso de largos años dedicados al combate y al que por sus meritos se le permitió portar una variación en la heráldica de su escudo como emblema personal. La hermandad también cuenta con la presencia de Mines y Aecus, hermanos y maestros de la gran maza de armas, famosos por su pericia en el combate.

Partida de cazadores de montaña de Calamon (arqueros primogénitos).
Lema: Por donde pasa un ciervo pasa un hombre y por donde pasa un hombre pasa un ejército.

Los arqueros de Calamon, famosos en todo el Imperio, tienen en esta unidad uno de sus más claros exponentes, formada por cazadores y leñadores, hombres diestros de la montaña y el bosque, cuya misión es la de servir de exploradores y de apoyo de proyectiles al grueso del ejército primogénito.

Pelotón de guardia de la ciudad (guardia de hierro).
Lema: Nunca más.

Una de las enigmáticas decisiones del Rey Único fue movilizar a un pelotón de la guardia de hierro, cuando rara vez forman parte de una fuerza expedicionaria. Formando un baluarte móvil y con los corazones henchidos de orgullo primogénito, la Guardia marcha al frente de  Alec el Léon Blanco, que aunque disciplinado es famoso por su cólera en combate.

Oficiales.

Dokar el guardián de las llaves (caballero repulsar).
También llamado el caballero de la alta torre, un guerrero de excepcional altura al que el combate y el arroje caballeresco le han hecho estar al borde de la muerte muchas veces, aunque siempre se ha recuperado de sus heridas para seguir combatiendo por la causa primogénita, siendo ejemplo e inspiración viviente para los guerreros que combaten con él.

Beler el de los mil destinos (cronomante).
Pieza clave de los designios del Rey Único, aunque incapaz de comprender y desentrañar por él mismo todos los matices de la misión que espera a la partida de guerra. Recibe los consejos del iluminado de la Torre Blanca en algunos momentos clave, hay quien diría que las ordenes, aunque ningún otro de sus hombres ha cruzado la menor palabra con este último. Beler es un hombre de avanzada edad que ha visto y padecido la devastación de muchas guerras e intenta ganar la partida a la amenaza que se cierne sobre el horizonte.

El iluminado de la Torre Blanca (iluminado).
Aquél que llaman la Sombra Carmesí, inspira un respeto indiscutido entre la tropa pues siempre parece estar en el lugar adecuado en el momento justo al ser una encarnación del oficio de los jueces y el poder de los cronomantes. Todos aquellos que sienten la sombra de la duda en sus corazones pueden ver sus destinos en el filo de la Portadora de la Verdad que blande.