viernes, 20 de abril de 2018

Mi mazo Swordcraft para el formato Rotation en Shadowverse


Imagen en tamaño original (descargar para ver mejor): 

En esta entrada quiero compartir el mazo que estoy usando actualmente en este juego dentro del formato Rotation. Es un mazo hecho partiendo de la premisa de no disponer de demasiados recursos que invertir en la obtención de cartas para él. Es algo que se aprecia en detalles como que solo incluye 3 cartas legendarias.

El mazo no es una maravilla en el ranking en el que me encuentro ahora mismo (A2) pero de momento me permite seguir avanzando en el juego. Quisiera destacar las siguientes cartas del mazo:

- Valse, Magical Marksman por introducir una ventaja de cartas solida, ya que nos genera un hechizo que podemos usar para acabar con un seguidor del oponente aparte de entrar en juego como un 2/2.

- Sky Commander Celia por su enorme versatilidad, ya sea bien llenando la mesa como actuando de finisher gracias a su capacidad de elegir entre dos perfile distintos cuando se dispone de al menos 5 PP.

- Luminous Mage por ahorrarnos evoluciones ya que a unas malas es un 4/5 con rush que nos invoca un 2/1 adicional con habilidad extra. Y en una buena situación es casi una evolucion gratis cada turno al estar condicionada a followers del tipo commander.

- Sage Commander por ser la carta que nadie se espera y es que quería rellenar con algo de la curva de coste 6 y la verdad, es gracioso cuando ganas una partida gracias a él.

Como conclusión creo que las cartas con la nueva mecánica "choose" introducidas en la última expansión (para todas las clases) han llegado para quedarse en los mazos pues la inmensa mayoría llevan aparejadas una potencial ventaja de cartas al darnos normalmente una cartar en mesa y otra con la que podemos hacer cosas como robar cartas o eliminar las del oponente.

miércoles, 24 de enero de 2018

Ampliación de ejército de los Renunciantes

Los Renunciantes son un capítulo de mi invención al que ya le dediqué esta entrada y que posteriormente fueron reforzados con una escuadra de la Deathwatch. Esta vez traigo unas fotos de la  ampliación que he hecho de este pequeño ejército. No tengo ni buena cámara ni escenografía en casa que sirvan para obtener fotos más resultonas. Aunque sí tenía por ahí un tomo de Guerra y paz para aportar algo de dramatismo.











domingo, 14 de enero de 2018

Resumen de una partida de Dungeon World


Este es un pequeño resumen de una partida de Dungeon World que jugué con unos amigos para probar el sistema, tiene un ligero toque cómico que creo que pega bastante con el juego.

En los días antiguos del Mundo sucedió que los mercenarios de la Compañía del Orondo Jabalí fueron al auxilio del rey Barbaflama de Dum Egus.

Así Aivar, Endorin, Karnutos, Soraciel y Tarathiel y algunos compañeros mercenarios entre los que estaban Glor el enano único, Pit el gnomo y Tim el ojizarco, semielfo presunto, consiguieron enrolarse para partir mediante barcas volantes hacía las Tierras Bárbaras y romper el asedio al que habían sido sometidos los dominios del rey. Para ello fue necesario amañar el ya amañado e improvisado proceso del sorteo de plazas. Cosa que consiguieron coaccionado al encargado de este, Cor el cocinero, al amenazarlo con hacer peligrar la integridad de su mascota el gato Bichillo. El grupo fue sorprendido mientras llegaba a Dum Egus por el ataque de un grupo de oportunistas arpías que casi se llevan en volandas a Pit el gnomo, lo que hubiese resultado un desastre dadas sus habilidades únicas como ingeniero. Al llegar a la fortaleza asediada se encontraron también con la presencia de un contingente mercenario de la nación de Castelar que se encargó de defender el perímetro exterior del castillo. Máquinas submarinas tripuladas por goblins dispararon cuatro bolas metálicas que se desplegaron como golems de filigrana y empezaron a asaltar las murallas mientras del agua surgió un necro-zepelín-ballena que trasportaba goblins artificieros suicidas. El ingenio del grupo consiguió acabar con la amenaza del zepelín antes de que fuera demasiado tarde y la horda goblin vio redoblado su ímpetu con los masivos refuerzos de goblins frenéticos montando en cerdos de batalla.

En algún momento de la refriega Soracil el explorador perdió la vida, quizás de una manera un tanto gratuita, devorado vivo por las cerdos gigantes. Los mercenarios consiguieron neutralizar a los golems e incluso hacerse con el control de la nave que los comandaba, un vehículo capaz de surcar tierra, mar y aire y teletransportarse, apodado la Nave Total por Pit el gnomo. Con la ventaja de esta nave y el contraataque de los minotauros de Kujata, que habían acudido desde otro mundo, los mercenarios del Orondo Jabalí orquestaron un plan que acabó con la vida del obeso caudillo goblin Kamapusa, sucesor de Pusaka el terrible y líder del ejército invasor. La muerte de su líder desbandó a la horda goblin, a lo que siguió un gran festín en Dum Egus al que no asistieron los mercenarios de Castelar que partieron de vuelta a su hogar tras haber cobrado su parte. Pero al día siguiente de la gran celebración se descubrió que el rey Barbaflama así como el personal de mando del Orondo Jabalí habían sido envenenados con el potente veneno conocido como azúcar gris, y tras unas investigaciones mayormente infructuosas el grupo emprendió el camino de regreso, no sin antes despedirse de Tim que decía haber encontrado el amor entre las paredes de ese castillo. Aivar pareció perfilarse como líder de los restos de la compañía y Pit usó el dispositivo de teletransporte de la Nave Total para volver lo antes posibles a los acuartelamientos del Orondo Jabalí, aunque descubrió que había sobrecargado el motor y la nave se había materializado lejos de su destino.

La Nave Total avanzó hasta que se encontró con un pueblo en llamas, el grupo al inspeccionar la situación se dio cuenta de que se trataba de la villa de Jamoncito que había sido atacada por licántropos de Hierba Lobera que habían raptado a sus doncellas. Algunos miembros del Orondo Jabalí siguieron el rastro a los licántropos hasta unas  cuevas infestadas con hongos púrpuras fosforescentes y liberaron a las muchachas tras haber luchado primero con algunos licántropos, después con los citados hongos púrpura, esta vez animados en forma de humanoides amorfos que transmitían enfermedades, y posteriormente con dos licántropos corrientes y un licántropo mayor taumaturgo del Caos que consiguió escapar. Tras recibir el agradecimiento y la paga del pueblo de Jamoncito la compañía cruzó el paso de montaña de Lascancha donde fue testigo de una lucha entre dos elementales mayores de tierra, después de esto Pit el gnomo avisó de que el dispositivo de teletransporte estaba listo y la nave saltó hasta el reino de Caraba, hogar de los mercenarios, el cual encontraron bajo el ataque de la vecina y rival Castelar. 

domingo, 7 de enero de 2018

Breve reseña de Leyendas de la Marca del Este


Recientemente se ha publicado este juego de rol que es una adaptación del anterior Castles and Crusades  y que según sus creadores se define como: "Leyendas de la Marca del Este es un juego de rol completo, con un sistema de juego a caballo entre los retroclones antiguos y los juegos modernos de exploración de mazmorras, simplificando las mecánicas de estos últimos para una experiencia de juego muy satisfactoria mientras se conservan los tropos característicos de la vieja escuela... con un toque renovado."

Tras una lectura rápida voy destacar a los aspectos del manual que me han llamado positivamente la atención, sin hacer un repaso de todo el contenido del libro cuya estructura es similar a lo ya visto en otros retroclones.


(Clic para ampliar).

Una parte muy importante del núcleo de reglas de este juego la constituye el sistema que en Castles and Crusades recibe el nombre de SIEGE, que consiste en unas reglas estandarizadas para resolver lo que normalmente se llaman "tiradas de habilidad" y "salvaciones". En este sistema hay que tener en cuenta que los personajes tendrán una de sus seis características (las clásicas de D&D) marcada como primaria en función de la clase de personaje que hayan elegido y dos más a su elección si son personajes humanos (representando su versatilidad según el enfoque clásico de estos juegos) o una más si son personajes semihumanos (elfos, enanos, halflings...). La fórmula para resolver una situación en las que una tirada de característica  es necesaria es la siguiente (por ejemplo, cuando un personaje quiere usar su carisma para engatusar a un PNJ):

1d20 + Modificador de característica + Nivel del PJ +- otros modificadores >= 12 si la característica es primaria o 18 si no lo es.

Así sin necesitar dotar al juego de un sistema de habilidades basado en rangos se obtiene una mecánica lo suficientemente coherente y representativa, que permite a los jugadores hacerse una idea sólida de cuales son las competencias de sus personajes.

Otro aspecto de ese afán por estandarizar y simplificar de manera elegante las reglas se da en la redacción de los conjuros. Tomando como ejemplo el conjuro de la imagen adjunta en el que la cabecera nos indica que su tiempo de lanzamiento (TL) es de un asalto, que se realiza con un componente verbal (V) y que no permite ni tiradas de salvación ni resistencia a conjuros (TS y RC). 


De manera similar, en el apartado de monstruos, que ya venía tratándolos de manera sencilla dentro del movimiento Old School, en determinadas ocasiones nos podemos encontrar con algunas tablas muy bien estructuradas. Del tratamiento de los monstruos quiero destacar la forma en la que se han implementado sus salvaciones, teniendo estos salvaciones primarias físicas (F), mentales (M), de ambas (F y M) o ninguna de ellas. Esto a nivel de reglas se traduce en que cuando es necesario realizar una tirada de salvación para un monstruo se determinará si la  característica clásica de D&D afectada es física o mental y se tirará 1d20 + dados de golpe del monstruo, teniendo que igualar el resulado 12 o 18 dependiendo de las salvaciones que la criatura tenga listadas como primarias. Es un enfoque bastante más rápido que asignarle una salvación equivalente a la de una clase de personaje de un determinado nivel para la que hay que consultar una tabla.


Para finalizar quiero destacar el precio del manual, que no llega a los 20 € teniendo en cuenta que se trata de un juego completo.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

En el término medio está la perdición

Quizás no haya expresión más clásica que "la virtud está en el término medio", expresión que nos legó Aristóteles. Filósofo al que tomaré de punto partida, pero en el que no quiero centrar mi crítica porque, a efectos de este artículo, no me interesa tanto la obra de Aristóteles como que se le pueda considerar la figura de referenciade una forma de valorar la personalidad que sigue vigente en la actualidad, y que por lo tanto no queda limitada a lo aportado por él.

Sirva este fragmento de la Ética Nicomáqueapara ilustrar el concepto de virtud en el término medio:

"En toda cosa continua y que puede dividirse, se puede tomar parte mayor y parte menor y parte igual, y esto, o en sí misma, o en respecto nuestro. Es igual lo que es medio entre el exceso y el defecto; llamo el medio de la cosa, el que igualmente dista de los dos extremos, el cual en todas las cosas es de una misma manera; pero el medio en respecto de nosotros es aquello que ni excede ni falta de lo que conviene, el cual ni es uno, ni el mismo en todas las cosas. Como agora si diez son muchos y dos pocos, en cuanto a la cosa será el medio seis, porque igualmente excede y es excedido, y éste, en la proporción aritmética, es el medio. Pero el medio en respecto nuestro no lo habemos de tomar desta manera, porque no porque sea mucho comerse cien ducados, y comerse veinte poco, por eso el que gobierna los cuerpos les dará a comer sesenta; porque por ventura esto es aún mucho o poco para el que lo ha de recibir. Porque para uno como Milón, poco sería, pero para el que comienza a ejercitarse, sería demasiado; y lo mismo es en los ejercicios de la corrida y de la lucha. Desta manera todo artífice huye del exceso y del defecto, y busca y escoge lo que consiste en medianía; digo el medio, no el de la cosa, sino lo que es medio en respecto nuestro." 

Es importante para no desvirtuar un posible análisis, no tomar el camino fácil e identificar término medio como media aritmética ni dejar que eso supere al concepto de término medio como término óptimoreferido a las personas. Al menos es algo que recalcan los defensores de esta teoría. Por mi parte, creo que es posible señalar que este tipo de predicados tienen la particularidad de ser fácilmente entendidos por una audiencia receptiva, pero que requieren de  cierta voluntad por parte del oyente. Porque de alguna manera al operar con ciertos elementos sujetos a criterios personalísimos se incurre en una suerte de "matemáticas de lo indefinido" en la que se dan demasiadas cosas por sentado.

Es habitual que cuando se habla de la virtud en Aristóteles hacerlo de la templanza, la valentía y la justicia. Sin embargo, para los griegos una de las virtudes capitales era la Sofrosine (moderación o autocontrol), que se manifestaba en aspectos tan mundanos de su sociedad como la gastronomía y que podía resumirme con el término frugal.

De esta manera, el anterior ejemplo sobre la alimentación del fragmento de la Ética queda perfectamente enmarcado en un contexto en el que los excesos alimentarios eran vistos de una manera mucho menos favorable que la actualidad. Tanto que la figura de Heracles en la comedia mostraba atributos como los siguientes:

"El personaje de Heracles adquiere en la comedia y el drama satírico una serie de rasgos burlescos que lo alejan de la imagen de gran héroe que muestra la mitología. Desde Epicarmo de Siracusa, que ofrece los primeros testimonios, se caracteriza como un individuo no excesivamente despierto y atento sobre todo a satisfacer las exigencias de su vientre. Esta voracidad, que en origen tiene un carácter simbólico asociado a su condición de héroe, se convierte en un lugar común tradicional para la risa, usado regularmente en la escena cómica."

Estas características de la cultura griega harían que una personalidad histórica de tanto relumbrón como Alejandro Magno opinara así del comedor del palacio real persa según las Estratagemas de Polieno:

"De ningún modo conviene que los reyes aprendan a cenar con tanto dispendio, pues es forzoso que a tamaños dispendio y molicie acompañe tamaña cobardía. Y veis también rápidamente derrotados en las batallas a quienes se han hartado de tales cenas."

Y así, sin entrar en conceptos elevados hemos visto que entre la multitud de asuntos impregnados por la virtud, es posible llegar a ella a través del estómago. Pero esto queda tan solo como una anécdota en el inmenso tapiz de de la filosofía moral, sobre el que han transitado muchos siglos hasta la llegar a la actualidad y que ha resistido el devenir de la historia, incluidos los martillazos de Nietzsche. No me atrevería ahora a afirmar si la virtud aristotélica ha sobrevivido hasta nuestros días ininterrumpidamente o tal vez haya sido como el mito del cauce del Guadiana, que aparece y desaparece a lo largo de su recorrido. Lo que sí me atrevo a afirmar es que el ideal de la persona virtuosa como equilibrada, y por extensión, el del líder virtuoso y el del héroe como sujetos equilibrados pervive en nuestros días, incluso de una manera un tanto contraria a la realidad.

Porque de esta manera, el líder al que nos acostumbra la ficción y la teoría ha de ser una persona comedida. Y así en un pequeño grupo de personas en una situación de crisis, este líder, será un líder en el término medio, preocupado por todos los miembros del grupo, valiente pero no temerario y eficiente en las órdenes. Cuando en la realidad, es más probable que el grupo siguiese a una persona no especialmente brillante en sus cualidades empáticas, pero que contase con alguna capacidad notoria para el tipo de crisis que afronta.

Así el líder aristotélico, o incluso el líder heroico si se presenta la ocasión, no comerá demasiado, no dirá palabrotas, ni perderá el control de sí mismo (y si lo hace brevemente será visto como un momento de debilidad), es decir será esclavo de la Sofrosine. Pero si volvemos al ejemplo del líder del grupo teórico contra el real, el rey de los cuentos es alguien sabio y sobre todo justo, que gobierna y es valorado por esas dos virtudes. No cabe entonces la posibilidad de un teórico rey que, habiendo tenido ciertas taras intelectuales, hubiese alcanzando el éxito y  reconocimiento mediante el manejo de algunas capacidades notorias como una considerable fortuna y falta de escrúpulos, al menos no de uno conforme a las normas.

Y es esta hegemonía de la virtud aristotélica lo que lleva a extremos como en el que una persona o personaje no equilibrado solo pueda ser virtuoso si se ubica dentro de otro grupo de personajes desequilibrados en el que resulta ser el término medio. Entonces nos encontramos con un problema, y es que si sistemáticamente la base teórica se encuentra en desacuerdo con la vivencia cotidiana, el esfuerzo para compatibilizar las dos conlleva un desgaste. Resulta muy poco eficiente esperar al Hombre Total a la vez que el día a día muestra que incluso las personas a las que más apreciamos tienen una personalidad muy poco aristotélica.

Finalmente, esto lleva a una consecuencia imprevista y es que aquello que se convierte en hegemónico lo hace también en frontera de nuestro conocimiento. Lo que queda fuera del alcance de nuestra vara de medir se convierte en impensable, pero a veces lo impensable se hace real y si no contamos con herramientas para abordarlo, aunque no se trate necesariamente de la perdición en grandes términos, es posible que suceda un pequeño naufragio.